Ànima Negra
     
EL VALLE DEL LOIRE Y MUSCADET
     
   

 

Vale la pena cartografiar todo el río Loire, por muy complejo que sea, con todos los vinos que se producen a su alrededor, y aunque se encuentren relativamente diseminados, varíen sus zonas climáticas, su suelo y sus tradiciones, y se cultiven cuatro o cinco variedades importantes de cepas, tienen algo familiar en común. Son ligeros, de acidez palpable, avinados y refrescantes. El calificativo clásico sería "encantadores".

Se trata principalmente de vinos blancos. Se dividen claramente entre los vinos secos del este (Sancerre y Pouilly) y del oeste (Muscadet) y los más dulces procedentes de Touraine y Anjou, en el centro, elaborados con la cepa propia del Loira, la Chenin Blanc. Algunos vinos de Touraine son tintos; el mejor se asemeja a un buen Beaujolais Cru. Gran parte del vino de Anjou es rosado y no muy notable. Las mejores zonas del Loira se indican en los mapas de estas y las cuatro páginas siguientes.

El viñedo de la Bretaña (casi se podría hablar del viñedo de Neptuno) es la región de Nantes, el lugar de origen del Muscadet. Éste fue el protagonista de la primera historia moderna de éxito del Loira. Alrededor de cuatro décadas atrás era un vin de pays desconocido. Hoy es la bebida por excelencia para acompañar los deliciosos mariscos del norte de Francia. Durante los últimos treinta años, la superficie de viñedos ha aumentado en más del doble. El Muscadet es barato y, sin embargo, perfecto en su contexto; muy seco, pero más firme que ácido: de hecho, en años secos puede carecer de acidez. Tal como expresó un crítico francés: "Su pálido resplandor dorado se proyecta sobre el color púrpura de las ¡angostas y el nácar de las ostras, sobre el rosa de las gambas y el rojo de los salmonetes".

Muscadet es el nombre del vino, no de un lugar. Un 90 % de la superficie de la región de Sèvre-et-Maine se dedica al cultivo de viñas, que cubren las suaves colinas arenosas. El centro de este distrito se encuentra alrededor de Vertou, Vallet, StFiacre y La Chapelle-Heulin, el área donde la uva alcanza el máximo de madurez, vida y aroma. Tradicionalmente se embotellan sur lie -directamente de la barrica, sin trasegar- y se incluyen los posos, que incrementan el aroma (de diferente manera a la del Champaña).

El segundo vino de la región, Gros Plant, puede resultar muy agradable, semejante al Muscadet en estilo, pero con mayor acidez. Alrededor de Ancenis, y a partir de Gamay y Cabernet, se produce vino tinto en pequeñas cantidades, aunque no se puede comparar con el delicioso Cabernet tinto de Saumur-Champigny, río arriba, en Anjou.

Los vinos del Alto Loira son, casi en su totalidad, productos para coleccionistas, con la excepción de Pouilly y Sancerre. Los viñedos históricos de Quincy y Reuilly, y una parte en expansión de MenetouSalon, producen un Sauvignon blanco afrutado y con sabor a pedernal y un Pinot Noir pálido que compite con Sancerre. Es una región con futuro. No se puede decir lo mismo del Coteaux du Giennois. Orléans, antiguamente famosa por sus vinagres, ya casi no tiene viñedos. Cheverny produce vino blanco seco de aguja a base de una cepa que no se encuentra en ningún otro lugar, la Romorantin.

En dirección hacia el oeste, la extensa región con la denominación de Touraine encuentra su mejor expresión en la cooperativa de Oisly et Thésée, cerca de Contres. Sus Sauvignon blancos y los tintos de Gamay y Cabernet son verdaderas gangas. Amboise, Azay-le-Rideau, Mesland y Valenlay emplean Chenin Blanc y otras cepas; jasniéres, el Coteaux du Loire y los VDQS Coteaux du Vendômois producen un blanco al estilo de Vouvray y un tinto ligero del Pineau dAunis local.

La calidad irregular es el gran problema de los viticultores de las regiones del norte. Muchos cultivos del Loira varían tanto de un año a otro, que a veces parece que se trata de vinos diferentes. Un otoño soleado ayuda a madurar la uva hasta convertirla casi en uva pasa, mientras que uno lluvioso proporciona un vino de gran acidez. Esto justifica la importancia de la industria de vinos espumosos. Los fallos relativos de Vouvray o Saumur, afrutados pero ácidos, resultan ideales para transformarlos en el espumoso Crémant de la Loire mediante el método del Champaña.


Pouilly y Sancerre

Los vinos de Pouilly y Sancerre, en el Alto Loira, tal vez sean los de más fácil identificación de Francia. En estas colinas de piedra caliza atravesadas por el río, la cepa Sauvignon Blanc aún produce uno de los mejores vinos del mundo. Con frecuencia, su aroma recuerda el del pedernal; es ahumado, ligeramente verde y especiado, y lo primero que atrae a muchas personas intensamente es su estilo veraniego. Nunca alcanza la complejidad y la consistencia que la Chenin Blanc de Anjou y Vouvray puede lograr con el envejecimiento. No obstante, el Sancerre y el Pouilly-Fumé pueden ser excelentes acompañantes para la comida, en especial si ésta se compone de mariscos. La otra pasión de Sancerre es su pálido Pinot Noir.

Pouilly-sur-Loire es el pueblo; sus vinos sólo reciben la denominación de Pouilly-Fumé cuando se elaboran a partir de uva Sauvignon. Sin el atributo "Fumé", Pouillysur-Loire es un vino ligero de "café" producido a base de la suave Chasselas. (Tampoco guarda ninguna relación con el Pouilly-Fuissé, el vino blanco de Mâcon.)

Las posibilidades de escoger entre Pouilly-Fumé y Sancerre son muy limitadas. Los mejores de cada uno tienen el mismo nivel; tal vez el Sancerre cuenta con un sabor ligeramente más maduro. En años de mala cosecha, sin embargo, pueden resultar muy ácidos; su aroma se compara con lana húmeda, e incluso peor. Después de tres años embotellado, el vino ha desarrollado todas sus cualidades; no obstante, no son vinos para guardarse durante mucho más tiempo.

En el pueblo de Bué, cuyo mejor viñedo es Clos du Chêne Marchand, se produce el vino más sólido y redondo de Sancerre. Chavignol (especialmente Les Monts Damnés) puede ser más fino. El vino de Ménétréol es más acerino. Las fincas mayores y más conocidas en Pouilly son el espléndido Château du Nozet y el Château de Tracy.

 

     
     
     
     
     
     

 

 

 

-
Islavinos S.L. | Quatre de novembre,5-2º - D5 | Polígono C´an Valero | 07011 Palma de Mallorca
Tel 971 40 38 68 | Fax: 971 10 46 61 islavinos@islavinos.com