ESPIRITUOSOS

 

 

John L.S. Grant, George S. Grant
 
Glenfarclas es una de las pocas destilerías que continua siendo independiente y familiar, en Escocia.
Usando los mejores ingredientes, combinados con los métodos de destilación tradicionales, se crea el inolvidable sabor del Glenfarclas Single Malt. Cada partida es tan especial como la última. Glenfarclas

En 1836 se concedió una licencia a una pequeña destilería llamada Glenfarclas, en la finca de Rechlerich en el condado de Ballindalloch, entre las colinas de Moray. Jhon Grant adquirió los derechos de la finca en 1865, que fue cuando la destilería comenzó a desarrollar su verdadero potencial.
Arropada entre las suaves praderas al pie de la majestuosa colina del Benrinnes se encuentra Glenfarclas que en gaélico significa “valle de los verdes pastos”. Éste es el hogar de Glenfarclas, viejo whisky de malta pura, verdadero orgullo de Escocia.
Más arriba de la destilería, un pequeño manantial de cristalinas, frescas y puras aguas se desliza desde el corazón del Benrinnes. Este mágico manantial se alimenta del deshielo de las nieves y fluye entre brezo y turba filtrándose por el suelo de granito. Éste es uno de los ingredientes esenciales del whisky de malta Glenfarclas. Sin embargo es el alambique de cobre quien hace al whisky ennoblecer. El verdadero secreto para hacer un buen whisky de malta tiene sus comienzos en el alambique. Un buen alambique permite la decantación de las más ligeras y mejores partes del aguardiente. El whisky Glenfarclas no se destila por un sistema continuo. Se produce en lotes con gran esmero y meticulosa atención. Rigurosos controles hacen que el primer lote sea tan especial y bueno como el último.
Finalmente, después de pasado el proceso de destilación, el whisky se guarda en botas que previamente han contenido Jerez, Oloroso y Fino, y como sus antecesores, John Grant selecciona los toneles personalmente. Para el proceso de envejecimiento también se utilizan barricas de Bourbon.
Los toneles reposan “durmiendo” en los tradicionales almacenes de madera, por muchos años, sólo compartiendo sus secretos con los mismísimos ángeles. Desde el sabor malteado en la boca del 10 años, hasta el rico pastel de frutas empapado con Sherry del 30 años, “Glenfarclas es tan natural y perfecto como el día que te marchas de tu tierra Highland, su sabor capturado y suspendido en el tiempo, hasta el momento deleitable de la verdad, cuando el corcho se ha extraído y el sol del otoño ha salido.”
Así cuando Glenfarclas es finalmente servido y saboreado, tanto si es el de 10, 15, 25, 30, el excelente 40 años o el único Cask Strenght 105, recuerde que cada sorbo es una celebración de la combinación única entre la localización y la historia; el logro del sueño de una familia.

De las bonitas flores del brezo
hace mucho que elaboran una bebida
mucho más ducle que la miel
mucho más fuerte que el vino

Robert Louis Stevenson (1850-1894)

 

 

Notas de prensa

 

WEB OFICIAL
-
Islavinos S.L. | Quatre de novembre,5-2º - D5 | Polígono C´an Valero | 07011 Palma de Mallorca
Tel 971 40 38 68 | Fax: 971 10 46 61 islavinos@islavinos.com