Ànima Negra
     
BRUNELLO DI MONTALCINO
     
Al sur de la Toscana hay una región árida con un suelo de arcilla mas propicio para el cultivo de cereales que la viña. El horizonte es abierto, existiendo algunas colinas suaves. Después de Buonconvento nos aparece una colina, la arcilla desaparece y deja paso al galestro – arcilla esquistosa –, es Montalcino.   Montalcino, elevado sobre una colina, rodeada por un mar de arcilla y protegida por un muro de valles que la convierten en la zona más árida de la Toscana con apenas 500 mm de lluvia al año.
Aunque hace ya muchos siglos que se cultivan viñas, Montalcino no se situó en el mapa hasta los años sesenta, en el que llegaron rumores sobre un vino de una increíble longevidad. Era el legendario 1891 de Biondi-Santi, tal vez el vino tinto más longevo. Las uvas maduran muy pronto y es necesario un largo período en barrica a fin de moderar sus taninos. Montalcino tampoco es una zona del todo uniforme, en la zona norte el suelo tiene más galestro que arcilla, que junto a la altitud, nos da vinos con mayor acidez y un fruto más acerado y delgado que los del sur.
En el sur está la Pieve di Santa Restituta, con un estilo diferente al del norte pues el suelo contiene más arcilla que piedra caliza y una temperatura más elevada. Nos dan unos vinos menos ácidos, más carnosos, plenos y ricos. También son más asequibles cuando son jóvenes, aunque no pierden sus cualidades para el envejecimiento.
Una “Pieve” es una iglesia parroquial, y es la iglesia parroquial de Santa Restituta la que se encuentra en la finca, dándole a ésta el nombre. La iglesia que se levanta hoy día en la finca, data del siglo IV, fue restaurada en estilo románico en el siglo XII. Este siglo XII es el que proporciona asimismo el primer documento escrito sobre el vino producido en la finca. El vino tinto de esta finca aparecía relacionado entre otras ofrendas presentadas al obispo de Arezzo, la diócesis a la que pertenece, en el año 1132. En 1972 Roberto Bellini y su esposa Franca visitaron la finca y quedaron cautivados por su encanto. Adquirieron la finca y las propiedades anexas, se trasladaron allí, desarrollaron y cultivaron cuidadosamente los viñedos.
Roberto Bellini se dio cuenta del potencial de esta tierra y entendió que era capaz de producir Brunellos de calidad excepcional. En 1994 Roberto Bellini formó una sociedad con Angelo Gaja. La finca se redenominó Pieve di Santa Restituta para subrayar sus raíces locales y el papel que había desempeñado la propiedad en la historia local. Roberto Bellini es responsable de supervisar el cultivo de la vid y la vinificación, mientras que Angelo Gaja, a través de su empresa Gaja Distribuzione, lo es de la distribución en todo el mundo.


     
     
     
   
     
     

 

-
Islavinos S.L. | Quatre de novembre,5-2º - D5 | Polígono C´an Valero | 07011 Palma de Mallorca
Tel 971 40 38 68 | Fax: 971 10 46 61 islavinos@islavinos.com