El valle del Ródano: norte
El valle del Ródano: el sur
El Roussillon
 
 
 
     
El valle del Ródano: norte
     
El Ródano posee las laderas más escarpadas del mundo de la viticultura. Más que una viña es un acantilado, donde un grupo de dedicados viticultores han vencido a estas vertiginosas laderas, y las vides, han conseguido establecer sus raices. No es de extrañar que la mejor manera de visitar las viñas sea en helicóptero, a pie no es recomendable.   El valle del Ródano abarca dos distintas sub-regiones, claramente diferenciadas, la norte y la sur. La zona norte, en forma de columna vertebral, sigue las dos orillas del Río Ródano desde Montélimar hasta Vienne al norte y produce solamente el 5% de los vinos del Ródano, los más prestigiosos.
Esta baja producción se explica en parte porque la mayoría de las viñas se encuentran situadas sobre las empinadas laderas de las montañas.
La calidad del vino producido en esas terrazas encaradas al sur, protegidas de la ferocidad del Mistral, en un suelo pobre, de mica y esquisto, pronto convenció a sus habitantes de que el esfuerzo de ganarle metros a la montaña por medio de terrazas de vértigo, valía la pena. Los vinos de la Côte Rôtie, de Condrieu y de Hermitage se cuentan hoy entre los mejores vinos del mundo. La Syrah es la uva principal de esta zona, y se utiliza en la totalidad de vinos tintos. Aunque existe una arraigada tradición en la Côte Rôtie de mezclarla con otras variedades para suavizarla y perfumarla, especialmente con la Viognier, que produce un vino blanco exuberante y flexible, a menudo de producción muy limitada en la zona de Condrieu.
La Marsanne es la tercera uva de la denominación, usada para los blancos de Hermitage, Crozes-Hermitage, y St. Joseph.
Los vinos parcelarios de la reducida producción de la Côte Rôtie son buscados por los grandes amantes de los vinos en todo el mundo, al igual que los vinos Blancos de Condrieu de una calidad, frutosidad y frescor excepcional. Un poco más al sur, las terrazas de Hermitage con su suelo granítico, tiene en sus vinos parcelarios – a los que se distingue como “ermitage” sin “h” – a las joyas de la denominación: Méal, Gréfieux, Beaume… Se trata de vinos poderosos casi como oportos, que mejoran con los años de crianza hasta desarrollar unos aromas y sabores impresionantes.
    Côte Rôtie (T) Côte Rôtie “Les Bécasses” (T)
    St. Joseph “Deschants” (T) Condrieu (B)
Hermitage “Chante Alouette” (B) Hermitage “Vin de Paille” (D-Par)
Crozes Hermitage “Varonniers” (T-Par) Crozes Hermitage “Les Meysonniers”(B)
Ermitage “Le Méal” (B-Par) Ermitage “De l’Orée” (B-Par)
Ermitage “L’Ermite” (T-Par) Ermitage “Le Pavillon” (T-Par)
 
 
   

 

-
Islavinos S.L. | Quatre de novembre,5-2º - D5 | Polígono C´an Valero | 07011 Palma de Mallorca
Tel 971 40 38 68 | Fax: 971 10 46 61 islavinos@islavinos.com